Quiropráctica Funcional Integrativa (QFI)

La QFI es un modelo personalizado orientado en los pacientes, cuyo objetivo principal es lograr el equilibrio y balance de los distintos sistemas, para finalmente alcanzar la más alta expresión de la salud. Se trabaja en colaboración entre el paciente y el profesional Quiropráctico, abordando las causas subyacentes de la enfermedad.

Nuestro enfoque
Quiropraxia Profesional es un centro clínico especializado en lograr el equilibrio entre los distintos factores que afectan la salud: factores ambientales, nutricionales, físicos, emocionales y sociales. La QFI recopila amplia información del paciente, entre la que se encuentra la historia clínica, en conjunto con el uso de técnicas especializadas como la Kinesiología Aplicada y la Kinesiología Holística, de tal manera de evaluar las interacciones entre los distintos factores ambientales, genéticos y estilo de vida que pueden influir en la salud y como ésta puede traducirse en enfermedades crónicas que pueden llegar a ser complejas.

Tal vez usted ha experimentado que después de ser examinado, de realizarse exámenes de sangre, radiografías y otras pruebas diagnósticas, todos los resultados son normales. Sin embargo, usted no se siente bien y sabe que algo anda mal, con la presencia de dolores sin causa aparente.

Por desgracia, esta experiencia es muy común. Los profesionales de nuestros centros de Quiropráctica funcional integrativa pretenden reducir este problema, mediante la aplicación de un nuevo modelo que se centra en el tratamiento de su cuerpo como un sistema completo e integrado. Nuestro objetivo es tratar las causas y no sólo los síntomas, con una visión del cuerpo como un organismo integral, cambiando el paradigma biológico de ver la enfermedad de sólo un órgano aislado.

Al cambiar el enfoque centrado en la enfermedad a un enfoque centrado en el paciente, nuestros profesionales son capaces de apoyar el proceso de sanación mediante la visualización de la salud y la enfermedad como parte de un ciclo en el que todos los componentes del sistema biológico humano interactúan dinámicamente con el medio ambiente. Este modelo emergente de diagnóstico y tratamiento, coincide con la necesidad de prevención y mejorar o estabilizar las enfermedades crónicas.