Noticias y Actualidad

¿Frío o Calor?

¿Frío o Calor? ¿Qué usar frente a una lesión?. Antes de mencionar qué utilizar debemos conocer en qué consiste cada terapia.


La Crioterapia (o aplicación de frío):

Es un conjunto de procedimientos que utilizan el efecto del frío como terapia médica. Se puede producir un efecto refrigerante por tres mecanismos, la conducción, la convección y evaporación. El frío incrementa el umbral del dolor, la viscosidad y la deformación plástica de los tejidos, pero disminuye el rendimiento motor. No se suelen presentar efectos secundarios aunque hay que vigilar la aplicación de hielo para que no se produzcan quemaduras en la piel o daños en el sistema nervioso.

En términos generales la aplicación de hielo o frío nos sirve para:


  • Disminuir el volumen y el flujo sanguíneo en la zona de aplicación de frío.
  • Disminución de la temperatura y el metabolismo tisular.
  • Disminución de la inflamación y el edema.
  • Disminución del dolor y el espasmo muscular, así como una disminución de la velocidad de conducción de los nervios periféricos.
  • Estimula la función muscular cuando es aplicado con estímulos de corta duración.
  • Disminuye la amplitud de los reflejos osteotendinosos y la frecuencia del clonus, por lo que puede ser considerado dentro de los métodos antiespásticos.

¿Cuándo debo usar terapia de frío?:

  • Principalmente en lesiones agudas (con pocas horas o días de transcurrida la lesión).
  • En presencia de inflamación, edema o aumento de volumen en la zona lesionada.
  • Cuando se presente aumento de temperatura y coloración rojiza en la zona dañada.
  • Para disminuir o aliviar la presencia de dolor.
  • En caso de quemaduras.
  • Traumatismos por golpes y/o roses.
  • Espasmo muscular y espasticidad.

NUNCA APLICAR FRÍO: CUANDO HAYA PÉRDIDAD DE SENSIBILIDAD.

Formas de Aplicación:

  • Actualmente existen compresas de gel (hot/cold packs) que luego de unos minutos en el refrigerador o frízer se mantienen a una temperatura adecuada para el tratamiento.
  • Bolsas con hielo.
  • Bolsas de agua fría.
  • Mantas o paños congelados.
  • Baños de agua muy fría.
  • Spray de enfriamiento.

Tiempos de Aplicación:

Es recomendado usar la crioterapia de 15 a 25 minutos, la terapia puede ser intermitente durante todo el día, en el momento de la lesión, o previo al descanso (antes de dormir).

En el caso de usas compresas o bolsas de hielo, se recomienda envolverlas en un paño para que no haya contacto directo con la piel y así evitar quemaduras o lesiones por enfriamiento.


La Termoterapia (o aplicación de calor):

Es un conjunto de procedimientos que utilizan el efecto del calor como terapia médica.

Se puede producir un efecto térmico a través de cuatro mecanismo de transferencia de calor; conducción, convección, radiación y conversión. El calor al igual que el frío puede incrementar el umbral del dolor, disminuye viscosidad y aumenta la deformación plástica de los tejidos, además de aumentar el rendimiento motor y provoca cambios en la fuerza muscular.


En términos generales la utilización de calor causa:

  • Aumento del volumen y el flujo sanguíneo en la zona de aplicación de calor.
  • Aumento de la temperatura y el metabolismo tisular.
  • Disminución del dolor y el espasmo muscular, así como una disminución de la velocidad de conducción de los nervios periféricos.
  • Relaja la musculatura.
  • Aumenta la extensibilidad del colágeno.

¿Cuándo debo usar terapia de calor?

  • Principalmente en lesiones más crónicas (semanas de ocurrida la lesión).
  • En presencia específica de contracturas o espasmos musculares.
  • Para disminuir o aliviar la presencia de dolor.
  • Para efectos psicológicos de confort y relajación.
  • Aumentar el rango de movimiento.
  • Para aumentar la circulación sanguínea y el requerimiento de oxigeno tisular.

Formas de Aplicación:

  • Las mismas compresas de gel que se utilizan para el frío (hot/cold Pack) se pueden calentar en el microondas o a baño maría.
  • Guateros.
  • Lámparas de luz Infrarroja.
  • Agua tibia.
  • Parafinoterapia.

Tiempos de Aplicación:

Es recomendado usar la termoterapia al igual que la crioterapia de 15 a 25 minutos, la terapia puede ser intermitente durante todo el día, ideal al despertar o previo al descanso (antes de dormir).

Y del mismo modo que la crioterapia, nunca aplicar directo sobre la piel, siempre cubierto por un paño.

En el caso de la termoterapia hay consideraciones que son de gran importancia. NUNCA APLICAR CALOR EN LOS SIGUIENTES CASOS:

  • Pérdida de sensibilidad.
  • Frente a una lesión o inflamación aguda.
  • En áreas con hemorragia reciente o potencial.
  • Heridas abiertas.
  • Áreas con tromboflebitis.